Dicen que las adicciones no son buenas, pero nosotros no estamos de acuerdo del todo. Si algo hemos aprendido, es que no se puede generalizar, y nosotros, que somos de llevar la contraria, os confesamos algo: somos adictos.
Sí. Nos declaramos adictos a la creatividad. A la creatividad y a todo lo que la rodea. Adictos a las ideas, al arte y a la sensación de no dejar indiferente a nadie con una buena campaña. Adictos a contar historias a través del arte de la publicidad, porque cada campaña es una nueva historia para nosotros.

Y sí, ya sabemos que todas las adicciones tienen riesgos. Nadie lo niega, de hecho, nosotros conocemos a la perfección los riesgos de la nuestra. Pero, ¿Sabéis qué? No tenemos miedo, porque nos encantan. Y decimos SÍ. Sí a todo. Sí a tomar riesgos. Sí a emocionar al target. Sí a aumentar las ventas. Sí a romper con lo establecido. Y por supuesto, sí a la creatividad.

Por eso, hoy queremos compartir con vosotros los “riesgos” de esta adicción llamada creatividad (no apta para quien tenga miedo al éxito, por supuesto).

¿Qué os parecen? ¿Os hemos convencido?